Mi querido amor de Febrero.

¿El amor realmente termina?

Queridos lectores, hoy vengo con esta duda que me ha invadido los últimos días, en especial hoy.
Y es que a veces decidimos poner punto final a una situación, o a una persona, pero te das cuenta que sólo fueron puntos suspensivos, porque a pesar de todo, ese ser tan especial seguirá presente en nuestros pensamientos y recuerdos; con suerte en nuestra vida también.

Mis letras se han hecho de una persona, realmente ni yo sé la razón. He querido dejarlo atrás, pero no puedo.
Dejamos de hablar y al final siempre volvemos, quizá por tontos, porque nos gusta sufrir o simplemente porque nos queremos; aunque a veces lo niego.

Es cierto que soy muy torpe en ese tema, demasiado «orgullosa», pero confieso que me da miedo el que alguien llegue a mover todo en mí, porque sé que a esta edad ningún amor es verdadero, no son más que amoríos pasajeros.
Sin embargo, también confieso que él me ha hecho sentir tanto en tan poco tiempo, que a pesar de querer terminar nuestra alocada amistad, seguimos estando el uno para el otro, siempre.
Llevamos un año siendo amigos, (queriendo ser algo más), en el transcurso han pasado muchas personas sobre nosotros, pero les aseguro que ninguno como él.
Y sí, quiero algo lindo, a pesar de todo, a pesar de tantos.
Quiero una mañana de Febrero a su lado, con helado, risas, charlas y su latido.

Entonces, ¿el amor termina?
En verdad no lo sé.

-Saraí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *