Mi querido amor de Enero.

Hace unos días, un ser bastante especial me dijo que todos merecemos el ser amados, claro que no por cualquier persona, sin embargo, no debemos temer entregar nuestro corazón.
No le tomé mucha importancia, siendo honesta, porque para mí el amor no es la gran cosa, no dependo de ello, pienso que a esta (y cualquier edad) ya no se toma en serio este gran sentimiento.

O al menos eso pensaba hasta hace un par de días.
Porque queridos lectores, de eso se trata, llega el día en que encontramos a alguien con quien desprendemos, con quien nos hacemos pedazos, y eso no nos asusta.
Llega es persona tan de la nada que comenzamos a quererla, la buscamos hasta por los suelos, porque ya la queremos en nuestra vida, en la banca de un parque cualquiera, en la tarde lluviosa o en la noche helada… ¡Porque cualquier momento o situación se vuelve perfecta a su lado!
Podemos sentir la magia al estar con un ser efímero, disfrutando de una tarde de Enero, esperando no llegar a su fin.

Y sí, lectores, ustedes que me leen a través de su pantalla, quiero decirles que el amor sí existe, es real, y pueden encontrarlo cuando menos lo esperan.

-Saraí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *