Las que Cosas que me Gustaría Decirte si no Fuera Cobarde

Me gustaría quitarte cada una de las heridas que te han causado, reemplazarlas por rasguños en tu espalda, ser tu cura y tu remedio.

Me gustaría darte todo de mí, mis risas escandalosas, mis malos ratos, mis mejores momentos.

Me gustaría quererte como nunca nadie lo ha hecho, que me dejes entrar, que no tengas miedo.

Me gustaría que no tuvieras dudas de lo que siento, me gustaría poder demostrarte que mis sentimientos son reales, que estás en mí irremediablemente, como la luna en la noche.

Me gustaría abrazarte con fuerza, calmando a tus demonios, haciendo pedazos a tus fantasmas, que sintieras que en mis brazos estás a salvo.

Me gustaría que confiaras en mí, que supieras que no quiero lastimarte, que sólo quiero cuidarte.

Me gustaría hacerte feliz, llenarte de risas, tocarte a besos, escribirte en mí.

Me gustaría decirte todo lo que mis ojos te expresan, poder ponerlo en palabras, no quedarme callada.

Me gustaría ser menos cambiante y que supieras que en todo mi caos, tú eres la única constante.

Me gustaría tener menos miedo, ser menos cobarde, arriesgarme por ti, porque sé que vales la pena.

Me gustaría decirte que tengo miedo de que me lastimes, que siempre huyo, pero que contigo sólo quiero quedarme.

Me gustaría ser menos terca, menos distraída, menos orgullosa. Me gustaría decirte que a pesar de equivocarme tanto, por ti sería capaz de aceptar mis errores y pedir una disculpa.

Me gustaría ser tu canción favorita, tu sentimiento irrepetible, tu recuerdo infinito.

Me gustaría estar en tus peores momentos y no irme, que sepas que estoy para ti.

Me gustaría secar tus lágrimas, reemplazarlas por abrazos, besos y mordidas.

Me gustaría calmar tu enojo con mis tonterías, que sintieras que puedes caer en mí, que soy quien te sostiene y te ayudará a levantarte.

Me gustaría ser la culpable de tu alegría y de tu tristeza, de una manera egoísta, porque así trataría de curarte el llanto y darte más momentos felices.

Me gustaría ser tu mayor alegría y tu más grande dolor.

Me gustaría que fueras mi mayor alegría y mi más grande dolor. Que seas la culpable de la palabra amor.

Me gustaría que al pensar en mí, tu cara no pudiera evitar sonreír, todo tu ser no pudiera evitar alegrarse y tu alma no pudiera evitar amarme.

Me gustaría algún día decirte que eres lo más bonito que pudo pasarme y que volteáramos hacia atrás y pudiéramos decir que todo valió la pena.

Me gustaría hacer contigo cosas que no he hecho con nadie más, que tú las hicieras conmigo, que te sintieras feliz estando a mi lado.

Me gustaría que sintieras lo que nunca has sentido, que te permitas sentir, que me dejes hacerte sentir.

Me gustaría dormir contigo, abrazarte con fuerza y despertar a tu lado.

Me gustaría hablar durante horas contigo, conocerte, saber qué te lastima, qué te gusta, qué odias. Me gustaría contarte mis secretos, todos aquellos que no le he dicho a nadie más.

Me gustaría que cada momento se quedara grabado en tu mente, que al cerrar los ojos observaras mis ojos, sintieras mis labios, escucharas mi voz.

Me gustaría que tus manos recorrieran mi cuerpo lentamente, que te grabaras cada parte de mi piel, que la hicieras tuya.

Me gustaría que nos amáramos como lo hacían antes, sin prisas, totalmente, intensamente, poco a poco para que pudiéramos llegar lejos.

Me gustaría contar los lunares de tu espalda y darte un beso por cada uno.

Me gustaría hacer el amor una y otra vez, que tu piel y mi piel se unan. Que sientas lo que nunca has podido sentir.

Me gustaría observarte frente a mí, llenarme de tu sonrisa, grabarte en mi ser, sólo observarte.

Me gustaría sentir cómo mi corazón se agita al verte, tratar de disimularlo y no poder. Que tú lo notes y digas “estás nerviosa” y yo lo niegue todo el tiempo.

Me gustaría que pudieras decir que por mí crees en el amor, que ya sabes lo que realmente es amar a alguien.

Me gustaría que fueras mi amor precioso, que sepas que siempre habrá dificultades y muchos problemas, pero que quieras superar todo tomando mi mano.

Y sobre todo, me gustaría que te dejes salvar, porque al salvarte a ti, me salvaré a mí misma.

Un comentario en “Las que Cosas que me Gustaría Decirte si no Fuera Cobarde”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *